Un pequeño esfuerzo puede marcar la diferencia

En Argentina, en la ciudad de San Juan, hay 60 mujeres entre los 14 y 40 años que son felices pateando un balón y vistiendo la camiseta del Club Atlético San Martín.

Muchas de estas deportistas entrenan tres veces a la semana alternando sus tareas cotidianas. Desde la más pequeña del equipo hasta las más veterana, están dispuestas a darle con todo a su deporte favorito. El Santo Sanjuanino, como es apodado el club, ha llegado como un ángel para que estas mujeres tengan un espacio donde mostrar sus habilidades y mejorarlas día a día.

Fuente: Tiempo de San Juan

Fuente: Tiempo de San Juan

¿Cómo surgió esta iniciativa?

Una vez que la CONMEBOL dio la orden, que todo equipo masculino que quiera seguir en las competiciones organizada por ellos tendría que tener división femenina con al menos dos categorías. Ese el punto de quiebre para que la dirigencia, empezará a trabajar en equipo. Su idea no esperar a la fecha límite, 2019, si no tener un equipo que sea totalmente competente, tanto en Argentina como en torneos internacionales para esa fecha.  

Claro 60 chicas, no son suficiente para poder hacer varias categorías. Lo significante de esta cifra es que no llevan más de 10 entrenamientos. Las siguientes jugadoras del club siguen llegando.  

José Bravo es el encargado de este grupo, a pesar de ser la primera vez dirigiendo mujeres, la dirigencia le ha dado la confianza para que pueda estar en lo más alto de esta división. Junto a él están: Érika Gueglio, Luis y Daniel Ruarte. Ellos son el comando técnico que está a cargo de este grupo humano.

Comando Técnico. Fuente: Tiempo de San Juan

Comando Técnico. Fuente: Tiempo de San Juan

Por ahora las chicas entrenan en las canchas alternas del estadio Hilario Sánchez. Con ellas ya iniciaron la pretemporada, ya que quieren empezar a competir lo antes posible en torneos de fútbol 11. La liga de San Juan será un gran inicio para este equipo que seguirá creciendo a medida que sus dirigentes, personal y jugadoras muestren toda la actitud.

Una buena noticia para el fútbol femenino latinoamericano, que merece más cabida un mundo donde se cree que el fútbol es sólo para hombres. Esperemos que más clubes, se pongan las pilas y no esperen a última hora para poder competir. No importa el tamaño del club, importa su visión de futuro.