Stephanie Al-Naber: la jordana que sueña con llevar a su país al mundial.

El año pasado, Jordania fue el anfitrión de la Copa Mundial sub-17, pero no pasó de la primera fase. Para la capitana del equipo jordano, Stephanie Al-Naber, esto no es un motivo para desanimarse. Al contrario, esto la motiva a ella y al resto de sus compañeras para poder alcanzar un sueño: llegar al Mundial Francia 2019.

Y este año debe ser uno donde el equipo jordano debe prepararse, porque en abril del 2018, Jordania será otra vez anfitrión de un certamen importante en el fútbol femenino: la Copa Asiática Femenina.

La selección del país anfitrión está clasificada de oficio para la fase final, pero aun así, ha optado por disputar la fase de clasificación con el fin de seguir progresando.

Para Al-Naber, este año será muy emocionante. Los partidos que librarán en preparación de la Copa Asiática, servirán de experiencia para el objetivo de llegar al mundial. Una hazaña que hasta la fecha, su país no ha conseguido.

El fútbol se lleva en la sangre

La selección femenina de Jordania es muy importante como referencia del fútbol femenino en su país y en el Medio Oriente. ¿Por qué? Pues por ser el primer país en permitir un equipo femenino. Una hazaña que se debe mucho al esfuerzo de Al-Naber y su familia.

Verás, el amor al fútbol está en sus genes. Su padre, es directivo del Shabab Al-Ordon y su hermano Yousef compite en el prestigioso Al-Faisaly, ambos de Primera División. Además su hermano juega en la selección jordana masculina.

Desde muy pequeña, Stephanie empezó a jugar al fútbol de pequeña, junto a su hermano y sus amigos, en las calles. Luego se incorporó al equipo de su escuela, y posteriormente fue subiendo peldaños uno a uno. La influencia de su familia en el fútbol y su demostración de sus cualidades indiscutibles dentro de la cancha, pues destaca especialmente por sus sensacionales disparos con la zurda, ayudaron a la creación de un equipo de fútbol femenino.

Y en 2005, la selección femenina de Jordania era una realidad, con Al-Naber como su capitana.

Aprender de la experiencia

Stephanie Al-Naber ha participado en todos los grandes torneos de la selección jordana desde 2005, y ha ganado tres Campeonatos de Asia Occidental y una Copa Árabe Femenina y disputado los tres últimos Juegos Asiáticos (2006, 2010 y 2014). También contribuyó a la clasificación de las jordanas para su primera Copa Asiática Femenina, en 2014.

Era una importante clasificación para Stephanie y sus compañeras. Pero el camino que siguieron no fue uno de rosas. Perdieron 3-1 el primer partido contra Vietnam, y también el siguiente, ante Australia, por el mismo resultado. En los dos partidos, Stephanie marcó el único gol que obtuvieron en el campeonato. Terminaron recibiendo una goleada de 7-0 en el último, contra Japón, sacándolas de la competencia.

Fue difícil de digerir, pero la derrota fue inminente. Pero ella sabía que podían lograr más. Y esta segunda chance que tienen, Al-Naber junto a su equipo buscan obtener la experiencia necesaria y mejorar en su juego para así poder llevar a su país al mundial.

Stephanie se atreve a soñar con el premio máximo. Desde que se enteró que su país iba a organizar la Copa Asiática, las jugadoras no dejan de hacer pronósticos, de hablar de los demás equipos y de preguntarse cómo van a conseguir uno de los cinco billetes para el mundial. Pero algo le queda claro: esta clasificación sería una linda recompensa a todos estos años de esfuerzos.