Hola!

Bienvenida a nuestra revista. No te olvides de compartir su contenido en tus redes sociales, así haces que más gente sepa de tu pasión.  

La estudiante Georgia Stanway te enseña a jugar para el Manchester City y postular a la universidad

La estudiante Georgia Stanway te enseña a jugar para el Manchester City y postular a la universidad

¡Hasta Carli Lloyd la ayuda a estudiar!

 El equipo de Inglaterra se dirigía en avión a Jordania. El mundial sub-17 estaba por iniciar y varias de las chicas estaban bastante emocionadas. Discutían jugadas, planes al llegar al país extranjero, sobre los equipos que iban a enfrentar. Pero una jugadora no participaba del jolgorio. No, ella estaba concentrada en la lectura de sus notas y libros.

La joven de 16 años, Georgia Stanway tenía que estudiar para sus exámenes de la universidad. Era el único momento que tendría para hacerlo, antes de aterrizar. Porque al hacerlo tendrían que salir del aeropuerto y dirigirse al hotel, instalarse y ahí tendría otro poco tiempo para seguir estudiando. Después tendría que entrenar y prepararse para los futuros partidos. Y ella prefiere dedicarse al 100% a una cosa y no dejarla a medias. Cuando tiene el tiempo, repasará sus notas. Cuando esté en la cancha, se encargará de anotar los goles. 

La clave está en el balance

Stanway descubrió su amor por el fútbol gracias a sus tres hermanos mayores. Jugando en parques de su ciudad natal, Barrows, en el noreste de Inglaterra. Sus hermanos son grandes aficionados del balón y fieles hinchas del Manchester City. Ellos jugaban mucho fútbol y ella desde pequeña, los acompañaba. Y pues, ellos la invitaban a jugar y les sorprendía la rapidez que la pequeña Georgia seguía el juego. Poco sabían que estaban jugando con una futura futbolista de la selección de su país.

Sus padres veían su gusto por el fútbol como una sana diversión, pero no estaban tan seguros que debía dedicarle todo su tiempo. Por eso, desde pequeña le inculcaron un fuerte deseo por el estudio. Y es lo que hacía Stanway desde joven: durante el día iba a la escuela, durante el receso jugaba fútbol con sus amigos, al salir iba a casa a estudiar y durante las noches jugaba con sus hermanos. Un balance entre el estudio y el deporte que ha llevado toda su vida.

Pero su fútbol era sólo por diversión en ese momento. Es decir, como un pasatiempo. No pertenecía a ningún equipo o club, pues para sus padres sus estudios eran primero. Pero ella no perdía la esperanza que llegaría la oportunidad de poder jugar de una forma más seria el fútbol. 

Su oportunidad llegó el 2014, cuando tenía 15 años, porque logró ingresar a su primer equipo y club, el Blackburn Rovers L.F.C. Rogando a sus padres que la dejen entrenar, demostró que podría mantener equilibrados sus horarios, haciendo que aceptaran. Ahí demostró sus habilidades como una fiera delantera con un buen dominio del balón, convirtiéndola en la estrella del equipo.

Un sueño se hace realidad

Como muchas chicas que aman el fútbol, Georgia Stanway no perdió detalle de la Copa Mundial Femenina 2015. La entonces jovencita de 16 años contempló pegada al televisor de su casa cómo las Leonas lograron la tercera posición del podio, impresionada con la actuación de sus compatriotas Jill Scott, Lucy Bronze o la capitana Steph Houghton. Ahora tenía un nuevo sueño: anotar un gol en un mundial. 

No mucho después de la competencia, las hazañas que había logrado Stanway con la sub-15, hizo que sellara un traspaso de ensueño al poderoso Manchester City, lo que significaba que la adolescente coincidiría en el campo de entrenamiento con las heroínas que la habían cautivado en la cita mundialista.

Pero se presentaba otro problema: tendría que mudarse. La distancia era considerable (96 km por vía aérea). Era una oportunidad que quizás no volvería a llegar. Ella y su familia lo sabían.

Entonces se acordó que estudiaría en la Universidad de Saint Bede. Ahí viviría con unos amigos de su familia, gente de confianza. Todo en Manchester para que pueda jugar y estudiar con tranquilidad. Un gran paso en su vida, pero tenía el apoyo de su familia. Y ninguna de sus actividades estaría dañada por la distancia. Sin contar que al llegar, las del Manchester la hicieron sentir como en casa. 

Aunque la joven artillera todavía sea una aprendiz en el fútbol profesional, la experiencia y los tempranos éxitos de Stanway la convierten en un modelo a seguir por las jugadoras de su propia edad. La talentosa inglesa se erigió en la máxima goleadora de su selección en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Jordania 2016, donde demostró dotes de liderazgo y desempeñó un papel vital para ayudar a las jóvenes Leonas a alcanzar los cuartos de final. 

El Mundial fue una experiencia que se me quedará grabada para el resto de mi vida. Poder jugar en Jordania, un país que probablemente nunca habría visitado, y enfrentarme a las mejores del mundo, fue increíble.
— Georgia Stanway, delantera de la selección sub-17 de Inglaterra.

Y no es para menos, porque ella anotó tres goles en un mundial. Una chica de 17 años, midiéndose con otras grandes jugadores de distintos equipos alrededor del mundo. Su sueño era anotar un gol en un mundial. Ella logró tres. 

Su tiempo en el Manchester City

Casi dos años han pasado desde que llegó al City y, en ese tiempo, la trayectoria de ensueño de Stanway se ha vuelto aún más extraordinaria si cabe. Con sólo 18 años la delantera ya ha ganado una liga inglesa, se ha fogueado en la Liga de Campeones Femenina de la UEFA, y ha levantado la Copa de Inglaterra Femenina ante 35.000 espectadores en Wembley.

Y a la joven Stanway no le faltan modelos a seguir en el City. Ella es una chica que puede presumir que recibe consejos de la misma Carli Lloyd y mejor aún, que juega con ella en el mismo equipo. ¿Cuántas pueden decir que recibe y da pases a la ganadora del Balón de Oro? 

Pero su mayor orgullo es que no la ven y la tratan como una niña en la cancha. Ahí, es una igual. Una jugadora más del equipo y se comporta y actúa como tal.

Carli Lloyd es una jugadora a la que siempre he admirado, al igual que a Toni Duggan y a la alemana Anja Mittag. Decididamente, son jugadoras a las que aspiro a imitar.
— Georgia Stanway, delantera del Manchester City.

Tras experimentar lo que es el fútbol internacional en categorías inferiores, Stanway ha puesto sus miras en dar el salto algún día a la absoluta. Eso sí, sin descuidar sus estudios. 

De momento, está concentrada en sus exámenes del bachillerato. Pero no está sola, pues ahora sus compañeras de equipo la ayudan a estudiar. Sea después de los entrenamientos, entre ligas o cuando hay tiempo libre.

Es un juego que han desarrollado con el tiempo. Las chicas ven sobre qué está estudiando y le hacen preguntas al azar. Incluso en los entrenamientos, la misma Lloyd le hace preguntas mientras le hace un pase. Los esquemas y apuntes salen a relucir en la cancha o cuando están viajando. Todas ayudan a que repase y se aseguran de que apruebe. 

Así sus padres no tienen nada que temer. Ella ha encontrado su lugar en el fútbol y sus estudios no se verán afectados por ello. Su familia en el Manchester City se asegurará que sigan anotando goles y pasando exámenes con éxito.

Cuando Amanda Sampedro convirtió al Atlético de Madrid campeón de la Copa de la Reina.

Cuando Amanda Sampedro convirtió al Atlético de Madrid campeón de la Copa de la Reina.

Cinco alimentos que toda futbolista debe incluir en su dieta

Cinco alimentos que toda futbolista debe incluir en su dieta

0