Padre nuestro que estás en el fútbol

¿Hasta qué punto influye un Padre Nuestro en un partido de fútbol?

La fé y el fútbol están unidas por un lazo que convierte la celebración de un gol en una experiencia religiosa. Basta con persignarse antes de ingresar al gramado. En apuntar al cielo después de un gol. Descubrir la imagen de Jesús debajo de tu camiseta. Pero, ¿eso nos hace mejores jugadoras?

Muchos futbolistas expresan su religión. Ya sea en sus redes sociales, entrevistas o en el campo de juego. Hay muchos casos donde la FIFA ha intervenido prohibiendo las playeras debajo de las camisetas con mensajes religiosos, tomándolas como una exageración. Lo cierto es que el reglamento indica: "los jugadores no pueden mostrar la ropa interior mostrando lemas o publicidad. El equipamiento básico obligatorio no deberá tener mensajes políticos, religiosos o personales. "

Claro que esta máxima entidad dentro del fútbol, cae en lo que se llamaría anti-religioso. La religión y el fútbol siempre están ligados, así como el papa Francisco, que es fanático de San Lorenzo de Almagro. Pero ese no es el único caso, hay futbolistas que demuestran su religión como Kaká, Lucio, James Rodríguez o Neymar, pero estos son algunos ejemplos.

A tan solo un mes de haber culminado el mundial femenino realizado en Canadá, Tobin Heath una de las integrantes de la selección de Estados Unidos, declara a en una entrevista a Beliefnet: Yo Jugué para glorificar a Jesús. Además de esta declaración la número 17 de la selección campeona del mundo, en sus redes sociales como Instagram y Twitter publica versículos de la Biblia y cuando gana algún partido postea “Gracias Dios”.

Un caso que es aún más delicado es el tema de las jugadoras con la religión musulmana. En las clasificatorias para Londres 2012, la FIFA le prohibió a la selección de Irán jugar un partido clasificatorio a esos juegos olímpicos. Una problemática que generó rechazo del ente rector y sobre todo del presidente, en ese entonces Joseph Blatter. El problema fue su indumentaria de juego. Las jugadoras por su religión están obligadas a no mostrar ninguna parte de su cuerpo (a excepción del rostro). El uso del velo o Hiyab del equipo fue la razón de su exclusión. Según los dirigentes, el Hiyab era un peligro de asfixia y por lo tanto no podía ser usado. Sin embargo,  las jugadoras se quitaron los pañuelos en la cabeza  rompiendo la ley Sharia en su país de origen. Aún así no se les permitió disputar el partido.

Al final y gracias a Dios, salió la resolución que los equipos con este tipo de vestimenta podrán jugar sin ningún inconveniente, con la condición que el velo no le cubra orejas y cuello.

En el fútbol masculino, hay más casos de jugadores devotos. Como Kaká que en el 2002, luego de una victoria con su equipo el AC Milán se arrodilló, se quitó la camiseta y en su polo de abajo decía: “yo pertenezco a Jesús”. Por esta acción del reconocido jugador brasileño la confederación brasileña de fútbol recibió una reprimenda.

Estos son algunos casos pero en la historia del fútbol han habido muchos más. Al final de todo,el fútbol y la religión están unidos. Pero la esencia del fútbol no entiende de religiones, razas y mucho menos de sexo. #ElFútbolEsMiReligión.

Ninoshka MuzychkoComment