Hola!

Bienvenida a nuestra revista. No te olvides de compartir su contenido en tus redes sociales, así haces que más gente sepa de tu pasión.  

La interminable lucha con el árbitro

La interminable lucha con el árbitro

Los árbitros son los que dirigen las acciones de un partido. Lo que deciden si has cometido una falta o no. Los que pueden sacarte del juego. Ellos tienen el poder de hasta influir en el resultado de un partido. Existen varios problemas del arbitraje, que con el tiempo los irás conociendo.  En el fútbol cumplen el rol de ser el ají, porque hacen que las cosas piquen y se altera todo el ambiente del partido, llegando a ser odiado por cientos, incluso miles. Es una cuestión de fútbol, si no te peleas con el árbitro no has jugado al deporte rey.

Por ejemplo, hace poco hubo un partido muy polémico, por la final del campeonato peruano 2016.

En la fecha 10 Universitario y Fuerza Cristal se jugaban, una vez más, la final del torneo. Mientras que Alianza Lima y JC Sport Girls protagonizaban el otro partido de infarto. Ambos encuentros se disputaron en simultáneo en los campos de la videna.

La árbitra Melany Bermejo fue la que dirigió las acciones. En el primer tiempo fue todo muy parejo. Con un par de ocasiones de gol para cada escuadra. Era evidente que quien rompiera el empate podría coronarse campeón.

Mientras transcurría la primera mitad se escuchaban los gritos de gol de Alianza Lima que jugaban en el campo de gras. Con la victoria del cuadro blanquiazul, Fuerza Cristal no tenía chances de poder lograr el título. La presión cayó sobre Universitario que para campeonar necesitaba ganar.

Con algunas fallas arbitrales, el partido se comenzaba a calentar. Pero aún la árbitra lo mantenía bajo control. Con dos grandes ceros terminó la primera parte. El resultado hablaba de un partido cerrado, donde ninguna de las 22 jugadoras de la cancha iba a permitir una victoria fácil.

A los 50 minutos, cayó el primer grito de gol. La delantera Rocio Fernández colocaba el 1-0. Universitario con la victoria se coronaba campeón. Una corrida de Rocío, con un buen pase entre líneas que abrió una grieta a la defensa, se vino un uno contra uno. La portera Valverde salió a acotar el espacio de remate, pero Fernández logró colocar la pelota en el primer palo.

No tuvieran que pasar ni cinco minutos de ese gol para Fuerza Cristal tuviera un tiro libre a favor. Se trataba de una especie de corner corto, que caería desde la izquierda del campo. Sandy Dorador la encargada de la pelota parada, se alistaba para remate. La alarma de gol se encendió en el arco crema. Dorador remató, la portera de Universitario Anni del Carpio voló, pero no llegó a desviar la pelota. Era el empate. Sin embargo Bermejo, interrumpió la celebración objetando que hubo una obstrucción a la arquera. Pero si la falta se hubiera dado Del Carpio no hubiera podido desenvolver como lo hizo.

En un partido que se jugaba al milímetro, objetar un gol tan deseado fue tomado como una provocación por las jugadoras del Fuerza Cristal. En medio de todo el tumulto la árbitra le terminó mostrando la tarjeta amarilla a Adriana Lúcar. Quien al no compartir la decisión tomada aplaudió a la árbitra de forma sarcástica. Acción que provocó su expulsión.

La banca cervecera ardía de impotencia ante semejante error cometido. Los insultos de algunas jugadoras lo demostraron. El delegado del cuadro celeste fue expulsado del campo, al igual que la arquera suplente. Ambos se unieron a Lúcar en la tribuna.

Se reanudó el encuentro. Universitario con una jugadora más aprovechó y anotó el segundo gol a cargo de Emily Flores. 70 minutos del partido y el cuadro crema puso el 2-0, resultado que sentenciaba el encuentro.

El segundo fallo grave del arbitraje llegó a los 78 minutos. Una corrida de Rocío complicó a la defensa celeste, Rosa Castro salvó las acciones robando el balón en el área de manera limpia. Sin embargo la referí cobró penal. Una decisión que aumentó la impotencia en el cuadro cervecero. La carrilera fue expulsada del encuentro luego de hacer un gesto que indicaba que la árbitra fue pagada.

La número 27 de Cristal salió del campo, pero no sin antes mostrar su impotencia con gritos hacia la árbitra. Universitario pudo ampliar la ventaja, pero Fernández no lo puedo convertir tras la gran atajada de Fiorella Valverde, quién dio esperanza a su equipo.

Universitario levanta la copa con tan sólo un punto de ventaja en la tabla. Un punto conseguido con goles, pero también con un equipo de Fuerza Cristal, que no pudo sobreponerse a cobros que se vieron y sintieron injustos.

Aquí unas muestras de cuando un árbitro nos saca desquicio. 

Es en serio, ¿no vas a cobrar?

Esta es la típica dentro de un partido partido de fútbol. Que sientas que no te cobra nada. A veces paras más en el suelo que de pie, pero aún así, no hay falta y tus agresores salen limpias. Ahí viene el reclamo. ¿Y luego quien se gana la tarjeta? SÍ, uno. Por reclamar te la pone. Y tú sólo piensas: ¿acaso no has visto todas la paradas que he recibido?

Cuando eres el blanco

Esta es cuando el árbitro te cobra hasta lo que respiras. Así de simple, si hablas tarjeta, si se te salió la vincha y te la vas a poner, tarjeta (por tener un objeto que pueda dañar la integridad de otra jugadora), si reclamas una falta que te hicieron, también tarjeta. Al final o te expulsan o te resignas a no hacer nada y que te peguen paradas durante todo el partido. Igual sales perdiendo.

Malas decisiones

En un partido de fútbol la percepción del árbitro es algo primordial. Pero ¿qué pasa si su percepción es errónea y perjudica a tu equipo? Por ejemplo. Un penal mal cobrado. Es algo que hace que el equipo se vuelva loco. Otra es cuando te anulan un gol legítimo. Es una de las cosas que hacen que el equipo enfurezca y al momento de reclamar por lo menos dos jugadoras se ganen la tarjeta amarilla. Y así continúa el círculo vicioso. El árbitro sigue cobrando mal y las jugadoras se van ganando la tarjeta.

Cuando no quieres cometer un error

Sabes que el árbitro está cobrando todo. Incluso cuando pasa la mosca. Entonces tratas de hacer un partido correcto, hasta que dicen: “choca” anda y choca con el rival que te están ganando todas la pelotas. Entonces lo haces, hombro con hombro como dice el reglamento, pero igual te cae tu tarjeta. Le dices al árbitro que era lícito. No te hace caso y te pone la segunda amarilla. Entonces quedas fuera y lo único que te queda es seguir gritándole al árbitro.

Cuando no estás dentro del campo

No hay peor cosa que ser un hincha y ver como el arbitraje incluye en un partido en contra de tu equipo o selección. Y pasa, cobrar un penal que no era, dar más de cinco minutos en el adicional, tarjetas sin sentido o faltas no cobradas. Eso hace que un hincha se quiera meter al campo de juego para golpear al árbitro. Hay personas que entraron al césped para reclamarle al árbitro. ¿Pero ahí quien sufre? Obvio no el árbitro, que siempre sale impune, sufre la hinchada o el estadio donde se jugó el partido.

Los árbitros pueden considerarse como los villanos del fútbol. Pero al fin y al cabo estamos jugando con la reglas FIFA bajo la percepción de una persona.

¿Qué tan diferente es el fútbol femenino al de que practican los hombres?

¿Qué tan diferente es el fútbol femenino al de que practican los hombres?

0